¿Es más seguro dejar la llave puesta?

Todos los usuarios de cerraduras del mundo viven con un mayor o menor porcentaje de preocupación por culpa de la amenaza que siempre existe de que alguien ajeno pueda entrar a la vivienda o a la propiedad. Y es que no hay cerradura se gura al cien por cien, ni trucos y consejos infalibles que puedan ponérselo imposible a los ladrones. Eso sí, al final todos los pequeños detalles, todas las pequeñas atenciones y todas las pequeñas trabas que les pongamos a los ladrones terminan sumando en pro de una seguridad más alta y de una protección más eficaz.

Una de las preguntas que a menudo se hacen los usuarios es si es más seguro dejar la llave puesta o si, por el contrario, esto es algo relevante, innecesario e incluso perjudicial. Sí que hay mucha gente que opta por irse a dormir con la llave metida por dentro y con alguna vuelta dada, porque creen que así se lo pondrán difícil a los ladrones potenciales.

De cualquier modo, los expertos en el campo de la cerrajería recomiendan no dejar las llaves puestas por dentro. Y es que, en contra de las ideas que han quedado instaladas en el imaginario popular, dejar las llaves metidas en la cerradura no aporta realmente ningún tipo de protección añadida ni de beneficio frente a las personas ajenas a la propiedad que puedan tener malas intenciones.

Como decíamos, suele ser muy común dejar las llaves puestas por dentro, ya que hemos asimilado que esto tiene su efecto positivo en la seguridad del hogar. Pero este escenario no es realmente así. En el caso de que se tenga una cerradura de bombillo, el acto de dejar la llave puesta no supondrá ni una ventaja ni una desventaja, pues será algo indiferente en lo que al aumento o la disminución de la seguridad de la vivienda se refiere.

Si nos centramos ahora en una cerradura de llave de borjas, en este caso sí que será mejor no dejar la cerradura puesta por dentro, ya que esto supondría poner en grave riesgo la seguridad de los inquilinos. Y es que no conseguiríamos otra cosa que dejar la llave a mano del ladrón que haya decidido entrar, con el peligro que esto conlleva. No hay que olvidar que dejar la llave puesta en una cerradura de borjas supone dejar el código de la propia llave ya insertado en la cerradura, algo que podrá aprovechar el ladrón desde el exterior para terminar manipulando la llave y abriendo la puerta.

Puede darse el caso en algunas cerraduras, sobre todo en las más modernas, de que cerrar por dentro con llave, dar algunas vueltas a la misma y dejarla en una posición cruzada sirva para aumentar un poco la protección. No obstante, si el ladrón quiere entrar lo hará, ya que por medio de imanes y de otros aparatos conseguirá quitar la llave del orificio.

Tampoco podemos olvidarnos de que una cerradura cuesta dinero instalarla y de que tenemos que intentar favorecer al máximo las tareas de mantenimiento del propio sistema de apertura y cierre. Y, aunque el usuario de la vivienda quizá no lo sepa, dejar las llaves metidas en la cerradura noche tras noche podrá multiplicar a medio o largo plazo las opciones de que la cerradura se atasque, sufra problemas, envejezca, se vaya desgastando en su funcionamiento interno. En resumen, dejar las llaves puestas por dentro es algo perjudicial para la salud de la cerradura.

Por eso, es mejor ir desterrando ya el viejo mito de que meter las llaves en la cerradura por dentro cuando se duerme es una gran acción protectora para los inquilinos. Sólo sería útil llevar a cabo esta acción en el caso de robo o pérdida de llaves, ya que el mecanismo de la cerradura evitaría que una copia de nuestras propias llaves, en manos no se sabe quién del mundo exterior, pudiera abrir desde fuera. El hábito de dejar las llaves puestas por dentro podría ser contraproducente además en el caso de que, en un accidente fortuito, la puerta se acabara cerrando, pues no dejaría al inquilino abrir con otra copia.

No obstante, como no podía ser de otra forma, lo mejor siempre será pedir el asesoramiento profesional a los cerrajeros de confianza. Serán ellos los que determinen qué usos serán mejores, en función del tipo de cerradura, de la clase de puerta y del modelo y de la marca del propio mecanismo de cierre y apertura. Y es que son los especialistas y expertos del mundo de la cerrajería, los que operan a diario con ellas, quienes están más capacitados para emitir un veredicto certero y unos consejos precisos en cada caso. Eso sí, a la pregunta de si es más seguro dejar la llave puesta, la respuesta podríamos concluir que es no.