¿Es más seguro dejar la llave puesta?

Todos los usuarios de cerraduras del mundo viven con un mayor o menor porcentaje de preocupación por culpa de la amenaza que siempre existe de que alguien ajeno pueda entrar a la vivienda o a la propiedad. Y es que no hay cerradura se gura al cien por cien, ni trucos y consejos infalibles que puedan ponérselo imposible a los ladrones. Eso sí, al final todos los pequeños detalles, todas las pequeñas atenciones y todas las pequeñas trabas que les pongamos a los ladrones terminan sumando en pro de una seguridad más alta y de una protección más eficaz.

Una de las preguntas que a menudo se hacen los usuarios es si es más seguro dejar la llave puesta o si, por el contrario, esto es algo relevante, innecesario e incluso perjudicial. Sí que hay mucha gente que opta por irse a dormir con la llave metida por dentro y con alguna vuelta dada, porque creen que así se lo pondrán difícil a los ladrones potenciales.

De cualquier modo, los expertos en el campo de la cerrajería recomiendan no dejar las llaves puestas por dentro. Y es que, en contra de las ideas que han quedado instaladas en el imaginario popular, dejar las llaves metidas en la cerradura no aporta realmente ningún tipo de protección añadida ni de beneficio frente a las personas ajenas a la propiedad que puedan tener malas intenciones.

Como decíamos, suele ser muy común dejar las llaves puestas por dentro, ya que hemos asimilado que esto tiene su efecto positivo en la seguridad del hogar. Pero este escenario no es realmente así. En el caso de que se tenga una cerradura de bombillo, el acto de dejar la llave puesta no supondrá ni una ventaja ni una desventaja, pues será algo indiferente en lo que al aumento o la disminución de la seguridad de la vivienda se refiere.

Si nos centramos ahora en una cerradura de llave de borjas, en este caso sí que será mejor no dejar la cerradura puesta por dentro, ya que esto supondría poner en grave riesgo la seguridad de los inquilinos. Y es que no conseguiríamos otra cosa que dejar la llave a mano del ladrón que haya decidido entrar, con el peligro que esto conlleva. No hay que olvidar que dejar la llave puesta en una cerradura de borjas supone dejar el código de la propia llave ya insertado en la cerradura, algo que podrá aprovechar el ladrón desde el exterior para terminar manipulando la llave y abriendo la puerta.

Puede darse el caso en algunas cerraduras, sobre todo en las más modernas, de que cerrar por dentro con llave, dar algunas vueltas a la misma y dejarla en una posición cruzada sirva para aumentar un poco la protección. No obstante, si el ladrón quiere entrar lo hará, ya que por medio de imanes y de otros aparatos conseguirá quitar la llave del orificio.

Tampoco podemos olvidarnos de que una cerradura cuesta dinero instalarla y de que tenemos que intentar favorecer al máximo las tareas de mantenimiento del propio sistema de apertura y cierre. Y, aunque el usuario de la vivienda quizá no lo sepa, dejar las llaves metidas en la cerradura noche tras noche podrá multiplicar a medio o largo plazo las opciones de que la cerradura se atasque, sufra problemas, envejezca, se vaya desgastando en su funcionamiento interno. En resumen, dejar las llaves puestas por dentro es algo perjudicial para la salud de la cerradura.

Por eso, es mejor ir desterrando ya el viejo mito de que meter las llaves en la cerradura por dentro cuando se duerme es una gran acción protectora para los inquilinos. Sólo sería útil llevar a cabo esta acción en el caso de robo o pérdida de llaves, ya que el mecanismo de la cerradura evitaría que una copia de nuestras propias llaves, en manos no se sabe quién del mundo exterior, pudiera abrir desde fuera. El hábito de dejar las llaves puestas por dentro podría ser contraproducente además en el caso de que, en un accidente fortuito, la puerta se acabara cerrando, pues no dejaría al inquilino abrir con otra copia.

No obstante, como no podía ser de otra forma, lo mejor siempre será pedir el asesoramiento profesional a los cerrajeros de confianza. Serán ellos los que determinen qué usos serán mejores, en función del tipo de cerradura, de la clase de puerta y del modelo y de la marca del propio mecanismo de cierre y apertura. Y es que son los especialistas y expertos del mundo de la cerrajería, los que operan a diario con ellas, quienes están más capacitados para emitir un veredicto certero y unos consejos precisos en cada caso. Eso sí, a la pregunta de si es más seguro dejar la llave puesta, la respuesta podríamos concluir que es no.

¿Cómo se puede abrir una puerta si hay una llave dentro?

Llevar a cabo la apertura de una cerradura a la que se la haya quedado una llave dentro se podrá completar de una mejor o peor forma en función de la clase de cerradura a la que nos enfrentemos. No hay que obviar escenarios tales como que la puerta de casa se haya cerrado con nosotros en el exterior y con la llave por dentro puesta, lo que nos dejaría aislados por completo.

El propio usuario podrá afrontar él mismo la tarea de abrir una cerradura con una llave dentro, bastará con seguir una serie de pasos. Eso sí, para realizar esta faena será necesario que la llave se halle en un modo simple, ya que, si se encontrara con varias vueltas dadas, la situación sería mucho más compleja y la labor de alguien que no fuera experto no valdría para nada.

En cualquier caso, lo primero que debería hacer el inquilino para lograr su propósito sería hacerse con un bote de detergente o con una botella de refresco de en torno a un litro y medio. El propósito no será otro que cortar la botella para conseguir una especie de hoja o de cuña; resulta esencial actuar con paciencia y mimo durante todo el procedimiento.

Llegado el punto en el que tengamos nuestra hoja de plástica bien cortada, aplanada y con los bordes redondeados, el paso que habría que dar a continuación sería el de ir metiendo el plástico poco a poco en el lateral de la puerta, justo a la altura a la que se sitúe el resbalón (es la pieza que se contrae y se abre al mover el picaporte, básico para abrir y cerrar la puerta en el día a día).

En el momento en que el plástico haya conseguido atravesar la puerta, habrá que proceder a poner en marcha una serie de movimientos ascendentes y descendentes, como si tuviéramos en nuestras manos una sierra o una segueta, y no una simple hoja de plástico de una botella. De forma progresiva, el plástico se irá frotando con el resbalón, pasará sobre él y lo acabará moviendo hacia su interior, con lo que la puerta finalmente podrá quedar abierta.

Será todo un éxito que con empeño y mesura se consiga el propósito de abrir la puerta con la llave dentro. En cualquier caso, si los movimientos con la hoja de plástico no terminan de dar sus frutos después de un rato de esfuerzo, no estará de más pasar a darle al propio plástico una mano de agua con jabón; de este modo conseguiremos que la cuña pueda ir resbalando mejor, con lo que las probabilidades de abrir la puerta crecerán.

No obstante, este procedimiento puede tener algunas lagunas logísticas. Si nos quedamos en la calle, será difícil encontrar agua y jabón, por lo que habría que ir a solicitar la ayuda de un vecino; si no vivimos en un vecindario, el escenario se vuelve más complejo. Tampoco podremos echar mano fácilmente de una botella de detergente o de refresco, por lo que tendríamos que ir a pedir una o a comprarla (para comprarla tal vez hará falta la cartera que nos hemos dejado tras esa puerta que se ha cerrado con las llaves puestas). Por eso es importante ir actuando con paciencia y mantener la mente fría.

Eso sí, hay que tener claro que este método un tanto rudimentario que hemos planteado es efectivo, aunque no tan sencillo de completar como pueda parecer. Habrá que afanarse en los movimientos y repetir el esfuerzo tantas veces como sean necesarias hasta abrir la puerta y recuperar la anhelada llave. No obstante, si este proceso casero no da sus frutos de ninguna de las maneras, siempre quedará la opción de llamar a un cerrajero y dejarse ayudar.

Los expertos y los profesionales del mundo de la cerrajería sabrán qué decisión tomar en este caso. Y es que, como no podía ser de otra forma, los cerrajeros están cualificados y preparados para maniobrar con todo tipo de cerraduras. El hecho de que la llave se haya quedado dentro del orificio del sistema de cierre no les supondrá ningún problema.

Eso sí, tendríamos que tener claro que si avisamos a una compañía de cerrajería deberíamos de rascarnos el bolsillo, y más aún si llevamos a cabo el aviso en un horario de guardia en el que las tarifas son más elevadas y costosas. Además, si es el propio usuario quien logra completar la apertura de la puerta, no hará falta gastar dinero en los especialistas y expertos del sector. En cualquier caso, el hecho de que intentar abrir una puerta con una llave dentro es un engorro y un contratiempo indeseado, por lo que lo que importa de verdad es conseguir nuestro propósito lo más rápido posible y sea del modo que sea.

Abrir candados con trucos de YouTube: ¿funcionan?

La irrupción en nuestras vidas de las nuevas tecnologías y de Internet ha cambiado para siempre nuestro modo de encontrar información y de hacer frente a distintas adversidades. Antaño, cuando teníamos un problema con una cerradura o una puerta, o avisábamos directamente al servicio técnico de cerrajería o nos disponíamos a afrontar tareas caseras sin guiones ni referencias, con el peligro de empeorar la situación que ello conlleva.

Por fortuna, no todo lo que ofrece la Red está lleno de toxicidad ni se antoja perjudicial para las personas. Es aquí donde la red social YouTube ha cobrado un protagonismo increíble. Usuarios de esta web de todo el mundo puede publicar sus pensamientos, sus ideas, sus conocimientos o sus talentos para que sean seguidos y valorados por millones y millones de individuos.

El primer acto reflejo que teníamos hace algunos años ante un problema no era otro que echar mano de las páginas amarillas o de la guía de teléfono para intentar buscar ayuda. Sin embargo, en estos días, a buen seguro que, si un usuario de una cerradura o un candado sufre un contratiempo, su primera reacción es echar mano de Google para informarse.

YouTube es ir un paso más allá. Los perfiles de muchos usuarios se especializan en el mundo de la cerrajería. Cualquier persona puede desde su casa grabar un vídeo en el que indica los pasos a seguir, por ejemplo, para abrir candado. Es cierto que no todo lo que se publica en esta red social es fiable, pero es el mismo espectador de los vídeos quien puede cotejar y discernir entre lo que merece la pena y lo que no.

A la pregunta de si funcionan o no los trucos sobre cerrajería que vemos en YouTube, la respuesta es sí (aunque, como decimos, dependerá de cada grabación y de los conocimientos de cada usuario). Gracias a la gentileza de algunos youtubers es posible llegar a abrir candados con diligencia, con la comodidad de ir siguiendo simplemente una serie de pasos e indicaciones, con garantías de éxito, con la seguridad de que no dañaremos el sistema de cierre.

Por ejemplo, si tecleamos en el buscador de YouTube las palabras clave para poder conocer trucos para abrir cerrojos, en unas décimas nos saldrán multitud de vídeos. Encontraremos títulos como los siguientes: la manera más rápida de abrir un candado, los cuatro trucos de cómo abrir un candado, truco para abrir un candado sin la llave, tres maneras de abrir un candado, etc.

En realidad se trata de una gran aldea cargada de practicidad; necesitamos unos consejos y unas indicaciones para resolver o afrontar un problema y, de manera casi mágica, una gente a la que no conocemos pone las soluciones y las respuestas a nuestra más entera disposición. Los vídeos que están acompañados de demostraciones prácticas son más aconsejables, pues podremos corroborar que las indicaciones tienen su comprobación empírica.

El ingenio de los youtubers especializados en cerrajería es enorme. Así, no resulta extraño encontrar trucos como el que parte de una tapadera de una lata, la cual debe ser recordada y enroscada en el cerrojo hasta llegar a bajar apretada por unos alicates; finalmente la cerradura acabará cediendo.

Otro truco consiste en rociar con el fuego de un mechero la llave, que dejará su silueta negra en cinta adhesiva transparente que se le peque; luego, la cinta se pegara en el material de una tapa de una lata, se recortará el molde de la llave, con sus dientes bien marcados, y se utilizará para abrir el candado. Aunque parezca mentira, son métodos que funcionan y que se pueden imitar gracias al buen hacer de youtubers expertos en bricolaje, como, por ejemplo, Talaxaga.

Otros trucos, como la palanca a través de dos llaves inglesas, el del clip a modo de ganzúa o el de la radiografía que abre el resbalón, también acaban funcionando con una facilidad asombrosa. Y es que YouTube está formado por millones de usuarios, lo que es sinónimo de millones de ideas fluyendo y de cantidad de trucos rulando por toda la Red.

Compartir las experiencias es el deseo de los usuarios de YouTube. Los hay que son cerrajeros que dedican su tiempo libre a ayudar a las personas que se vean en problemas; los hay que tienen conocimientos de ingeniería y decidan llevar a cabo una mirada más práctica; los hay que han sido cacos profesionales y han optado por dar un uso a sus experiencias más positivo.

Eso sí, nadie puede garantizar al cien por cien que los trucos que vemos en YouTube nos salgan a nosotros en casa. Como siempre aclaramos, si queremos prescindir de trucos y experimentos y deseamos un servicio profesional, siempre habrá cerrajeros disponibles, los cuales cuentan con una preparación importante y están capacitados para intervenir de una manera eficiente.